CULTURA E HISTORIAS MEDITERRÁNEAS

LA BAHÍA DE ROSES, CARGADA DE LUGARES EMBLEMÁTICOS

La bahía de Roses goza de una trayectoria llena de historia y cultura que comparte los rasgos característicos de otros lugares del Mediterráneo: un pasado de guerras, de imperios y grandes construcciones de defensa, de épocas de oro con fuertes movimientos intelectuales, y sobre todo una amplia diversidad cultural que ha enriquecido de conocimiento y belleza la zona norte de la Costa Brava. En este contexto, la zona de Roses nos ofrece actividades culturales y construcciones patrimoniales que podemos encontrar en lugares muy diversos, como pueden ser la Ciudadela de Roses, el Castillo, el faro, etc. Si pasas tus vacaciones en Monterrey, no dejes escapar la oportunidad de conocer la Roses medieval, que te adentrará al pasado histórico de la ciudad.

El faro de Roses

Inaugurado el día 1 de septiembre del 1864, el Faro de Roses forma parte de un plan general de iluminación de costas y puertos que se llevó a cabo durante el reinado de Isabel II. Su estructura y objetivo han perdurado a lo largo del tiempo, y su sistema de funcionamiento se ha adaptado a los cambios de la sociedad: si inicialmente se utilizaba aceite como combustible, y posteriormente parafina, a partir de 1883 el Faro comenzó a utilizar petróleo para funcionar, y fue en 1921 cuando se hizo la electrificación.
Hoy en día el edificio conserva la estructura básica original y un espacio de jardín construido en buena parte sobre una batería de costa de la época moderna, la cual formaba parte del entramado defensivo del Castell de la Trinitat.

La Ciudadela de Roses

La Ciudadela de Roses fue declarada conjunto histórico-artístico en 1961, la Ciudadela reúne restos de diferentes épocas y ocupaciones. La fortificación militar, con la monumental Puerta de Mar, es un recinto de 131.480 m2 de estilo renacentista que fue construido en 1543. Su interior es un importante yacimiento arqueológico donde se encuentran los restos de la ciudad griega de Rhode, fundada en 776 aC por los rodios, el barrio helenístico, que vivió durante los siglos IV y III aC los momentos de máxima prosperidad de la ciudad, la villa romana, fechada entre los siglos II aC y VI dC, el monasterio románico-lombardo de Santa María, del siglo XI, y los hallazgos del siglo XIX.

Castillo de la Trinitat

El castillo de la Trinitat corona la punta de la Poncella por encima del faro de Roses. Esta construcción militar, que data del año 1544 (s. XVI), fue edificada bajo el reinado del emperador Carlos I.
Tiene forma de estrella de cinco puntas, con aristas angulares pronunciadas para defenderse de los proyectiles enemigos.
Sus dimensiones son bastante considerables, y sus muros superan los dos metros de espesor. Tenía tres terrazas para baterías de cañones, obuses o morteros, a diferentes alturas, destinadas a defender el puerto y la costa. Su guarnición era de doscientos hombres como máximo.

Dolmenes y Fortificaciones.

Se trata de un conjunto de monumentos megalíticos compuesto por diferentes dólmenes, menhires, cistas y insculturas, entre los que destaca por sus dimensiones el dolmen de la Cruz de Cobertella. (3000 a C.)
Uno de los lugares singulares de Roses, escondido y poco conocido son los restos del Castrum visigótico. Se trata de un núcleo fortificado de población altomedieval construido en la cima de una colina estratégico que domina el antiguo casco urbano de Rhode-Roses. (s.VII-VIII)
Castillo de Bufalaranya, antiquísimo vestigio del siglo VIII, cuando el territorio de Rosas quedó integrado en la Marca Carolingia. Está situado en una cima de difícil acceso y conserva buena parte del perímetro fortificado construido con técnica opus spicatum. (s. VIII-XIV)